Domingo, 18 de Febrero de 2018
La Voz Opositora Independiente

Niños en los colegios roban el desayuno de sus compañeros por el hambre

13/02/2018 Daniela

La crisis económica que atraviesan los venezolanos, está corrompiendo hasta los consentidos de la casa, en esta situación donde lo que más falta en los hogares es el pan diario de cada día, los pequeños tienen que hurtar las sobras de los desayunos de sus compañeros de clase para poder paliar el hambre.

En un trabajo de investigación del portal noticioso CronicaUno, se relata cómo los niños hacen de la suya, para lograr combatir el hambre que traen desde sus casas, donde a causa de la hiperinflación que casi alcanza un 3000%, la dolarización de los precios, el desabastecimiento de los productos de la canasta básica y la falta de efectivo, las alacenas permanecen vacías.

También te puede interesar: Nueve niños han muerto este fin de semana en el Hospital de San Cristóbal

El venezolano de a pie, necesita en estos tiempos un total de 47 sueldos mínimos para lograr adquirir la cesta básica por el alto costo de los productos.

Según las “mentiras” del chofer de Miraflores, los jóvenes que son los encargados del futuro del país, se encuentran bien alimentados por el Programa de Alimentación Escolar (PAE), sin embargo, la realidad es otra, la entrega de insumo ha disminuido y los maestros encargados del plan, tienen que sacar de su bolsillo para lograr darles de comer a los infantes.

En la misma situación se encuentra la creación de 20.000 conucos escolares anunciados para convertir las instituciones educativas en Centros Locales de Producción de Alimentos. Este “invento” del líder del régimen opresor no termina de germinar.

En este sentido, la presidente de Fenasopadres, Nancy Hernández manifestó que el programa prevé una siembra simbólica que no podría alimentar a una comunidad, ni siquiera a una escuela, que mínimo puede tener 200 alumnos.   

En relación con el tema Olga Ramos de la ONG Observatorio Educativo de Venezuela hace un llamado de alerta "Hay que tratar de que el niño comprenda que es un acto ilegal, independientemente de la causa. Eso forma parte del proceso formativo. Y no tener lástima es importante. Se puede comprender la situación, pero no compartirla. Esa es la diferencia entre la sociedad alcahueta y la que promueve la probidad, enfatiza Ramos

Redacción Secretos Revelados




Loading...

Déjanos tu comentario!